Mindful eating

Mindful eating nos permite llevar la atención plena a la nutrición es darnos cuenta del sabor, textura, olor, apariencia de lo que estamos degustando. Darnos cuenta también de las sensaciones físicas asociadas al comer, como el hambre, la saciedad y la satisfacción, así como los pensamientos y emociones asociados.

La meditación, la intención y la compasión son elementos clave:

  • La meditación nos sirve como una manera de afinar el instrumento, nuestra parte corporal.
  • La intención, el para qué comemos, darnos cuenta de que no siempre lo hacemos por hambre física.
  • La actitud de compasión hacia nosotros mismos, de curiosidad, de apertura a la experiencia, de autocuidado…

Mindful eating no es hacer dieta para adelgazar, ni adoptar ninguna etiqueta concreta. Es más un estilo de vida, una manera de relacionarse con la alimentación. Es llevar la atención plena a nuestra nutrición y engloba qué escoger, cómo cocinar y comer los alimentos.

Dirigido a:

  • Personas que viven en dieta constante, personas que comen de manera automática, con estrés o motivos emocionales; y personas con patrones de alimentación desordenados (restricciones o excesos) y problemas de regulación de peso.
  • Personas que han realizado un curso de Mindfulness y quieren incorporar la práctica de la Atención Plena a sus hábitos alimentarios y estilo de vida saludable.
  • Cualquier persona interesada en mejorar su salud a través de la alimentación consciente.
  • Empresas saludables que quieran ofrecer a sus trabajadores/as y clientes un programa de hábitos de vida saludable (alimentación saludable, actividad física, reducción del estrés…), basado en evidencia científica.